responsive image


En la actualidad, el avance tecnológico plantea al mundo empresarial la necesidad de optimizar su flujo de trabajo. En este sentido, la Metodología BIM no es diferente.
El cambio de paradigma tecnológico siempre presenta un reto, al igual que pasó cuando se presentó la migración del Papel al CAD, las empresas buscan no quedar rezagadas a la hora aumentar su eficiencia y de estar al día con lo que demanda el mercado, para así ser siempre competitivos y rentables.
Esto también aplica con las pequeñas y medianas empresas, inclusive con consultores y freelancers. Ahora bien, esto representa un reto, cambiar la tecnología y la forma de trabajo y sobre todo la mentalidad de los actores involucrados es una tarea que tiene que ser bien pensada y planificada, sobre todo estar muy claros de los riesgos y los beneficios que esto traerá en el futuro. Es por esto que hay que considerar los siguientes obstáculos a la hora de implantar BIM en pequeñas y medianas empresas:
Inversión: implementar BIM en un empresa requiere una inversión previa, al definir los software que se van a necesitar. Se debe verificar el hardware que soportará dichos software. Esto hay que tratarlo con visión futurista, no vale la pena invertir en hardware para proyectos pequeños sin proyectar los proyectos de más envergadura. Se tendrá que crear una planificación TI (Tecnología de la Información) para que el departamento TI vaya creciendo proporcional a la magnitud de los proyectos que se involucren.
Capacitación: ¿el personal de la empresa está preparado? invertir en una buena capacitación es fundamental, no sólo eso, crear un ambiente idóneo con buenas condiciones laborales para que el empleado no sólo se forme, quiera hacer carrera en la empresa y aplique todos los conocimientos adquiridos.
Mentalidad: es fundamental quitar las barreras mentales, el paradigma "llevo 20 años trabajando así y me funciona, ¿para qué cambiar?" nada más peligroso que esto, muchas grandes empresas cerraron por su incapacidad de afrontar los cambios que le dictaba la dinámica del mercado, incapaces de adaptarse y de innovar, vieron como otras empresas de menor tamaño y tradición, surgieron y se apoderaron del mercado.
Cultura de los clientes: hay que enseñar al cliente sobre los grandes beneficios de adoptar esta tecnología en su proyecto, no sólo el económico ya que a menor cantidad de errores mayor rentabilidad económica, también es optimizar el mantenimiento y gestión de su obra.
Tipología de los proyectos: BIM no es sólo para grandes y complejos proyectos, se puede aplicar a cualquier tipología y envergadura.
Tecnología de los colaboradores: nuestros colaboradores deberán alinearse al nuevo entorno de trabajo, de nada sirve adoptar una nueva tecnología si el entorno colaborativo no lo hace, la colaboración entre actores hace más eficiente el trabajo.
Ya teniendo definidos los grandes obstáculos para pasar a la metodología BIM podemos poner manos a la obra y dar el salto de calidad que necesita la empresa.
Monges BIM C.A. es una empresa especializada en BIM. Su director, Ing. Johnny Monges podrá orientar en todos los requerimientos que tu organización requiera. Su experiencia internacional así lo demuestran. Contáctanos por jmonges@mongesbim.com
Estaré publicando una serie de artículos con información acerca del fascinante mundo de la metodología BIM, les invito a estar atentos a mis post.